El País:  ¡rectificación ya!

-o-

Escribe Secundino Lorenzo Fernández, webmaster de la página web Alberguería, socio de El País, Suscripción Digital Ilimitada Anual, Estado de la suscripción activa hasta 14/07/2022. Hijo adoptivo de Alberguería, pueblo inundado en 1958 en A Veiga (Ourense), por el embalse de Prada.

Amigo, desde hace muchos años, de Santiago Palmeiro Fernández, colaborador especial, con multitud de trabajos de investigación periodística publicados en esta página web y diarios de la zona, así como videos maravillosos como por ejemplo "El monstruo que devoró Alberguería", una obra maestra que supera las 4.975 entradas;  autor  de la sensacional novela La Marca del agua, publicado por la Diputación provincial de Ourense en 2009.

-o-

Libro publicado por la Diputación provincial de Ourense en 2009

Santiago Palmeiro.

Santiago Palmeiro Fdez. autor del libro "La marca del agua".

 

Estos son  los  hechos y la solución por parte del diario El País:

1.- Antecedentes de una "metedura de pata" por parte de El País en su especial de Babelia el día 29 de octubre del 2021 y que firma Silvia Hernando.

 

2.- Petición de rectificación a El País por parte de Santiago Palmeiro, autor del libro La marca del agua, publicado por la Diputación de Ourense en el año 2009.

ACAO Asociación Cultural Alberguería Oleiros se suma oficialmente a la petición de rectificación presentada por Santiago Palmeiro.

Personalmente mandaré a la directora de El País,  Pepa Bueno, esta página y le preguntaré  por lo que puedo poner en el apartado cuatro. Sé que me contestará, como socio lector de El País, como webmaster de esta página web y como hijo adoptivo, por cierto también lo es Santiago Palmeiro, de Alberguería, en A Veiga (Ourense).

3.-  Carta a Pepa Bueno, directora de El País.

 

4.- Esperando a El Pais.

Página abierta por la web https://www.albergueria.es,   web oficial del pueblo de Alberguería desaparecido en 1958 bajo las aguas del embalse de Prada en A Veiga (Ourense). En esta página publicaremos la rectificación que en su día realice El País.

 

 

 

Salir

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Antecedentes de la

"Metedura de pata" de El País

El País, diarío de prestigio en España, publica regularmente todas las semanas un suplemento  que se llama Babelia,  En ese momento fue de Lecturas> ; en este caso el día 29 de octubre de 2021 y con el título "La España que quedó sumergida por los pantanos" y que firma Silvia Hernando.

Nota: la edición digital  tenía el link https://elpais.com/babelia/2021-10-29/regreso-a-la-atlantida-espanola.html (pienso que hay que ser socio para leerlo)

Nota del webmaster de la web: está claro, tanto en la edición digital como en la escrita en el diario,  que EL País presenta el libro "La marca del agua" de la escritora Montserrat Iglesias y editado por Lumen en el 2021.

Libro que ya estaba publicado y con el mismo tema por Santiago Palmeiro en el 2009.  Incluso el libro figura en Amazon y se vende  como versión Kindle. ¿Cómo es posible esta "metedura de pata" de un diario como El País?....No lo entiendo...

 

 

Esta es la edición escrita:

 

En rojo aparece el nombre del libro y la autora...

 

Observar en el margen derecho, marcado en rojo,  que viene explicitado el libro, las páginas y el precio.

 

Esta parte del texto es de  la edición digital :

La España que quedó sumergida por los pantanos

Varios libros recrean la cruel y desconocida historia de los pueblos ahogados por los embalses en el siglo XX

Una carretera con silueta de serpiente desciende hasta el pie de una laguna en calma. Allá abajo, la Peña del Reloj, que informa con su sombra del paso de las horas, preside un paisaje líquido silencioso y reverberante. Junto al borde de la tierra de óxido y ocre asoma el único vestigio que corrobora que esta belleza no es natural: una construcción tubular coronada de matojos donde antaño tañía la campana de la iglesia románica. Aplastado por miles de toneladas de agua descansa junto a ella Linares del Arroyo, un pueblo centenario cuyos orígenes se remontan al siglo X que, en los años cincuenta, quedó anegado bajo la colosal presa del embalse del Riaza. En nombre del progreso, que en la segunda mitad del siglo XX arrasó 500 localidades como esta por toda España (y muchas otras en el mundo), reposan allí los esqueletos de las casas, los enseres y los muertos que a lo largo del tiempo hicieron su hogar de este dominio de los buitres en Segovia.

Descendiente de sus últimos moradores —su padre salió de allí con ocho años—, la profesora de instituto Montserrat Iglesias ha hilado las historias escuchadas a lo largo de su niñez y juventud buscando “dar voz” a esos vecinos —más de 200 en Linares, 50.000 en el conjunto del país— que no solo sufrieron un traslado forzoso y con él la pérdida de su modo de vida, sino, sobre todo, la amputación irreversible de un pedazo de su memoria. Su novela La marca del agua (Lumen), surgida de un máster de escritura creativa, recrea el camino que sus antepasados recorrieron durante años entre Linares y La Vid, en Burgos, uno de los 300 pueblos de colonización de edificaciones blancas e idénticas que el régimen de Franco levantó para albergar —aquí a unos 20 kilómetros, pero a una incalculable distancia mental— a los exiliados del regadío. Con un pie en el nuevo asentamiento y el corazón en el antiguo, iban y venían para fertilizar las tierras que se les habían asignado. Como lamenta Iglesias, aunque tuvieron que pagarlas religiosamente, fueron calificados de “advenedizos”. Al cierre de las compuertas, esas gentes perdieron su lugar en la Tierra.

No es ni mucho menos la primera vez que se vuelve la vista a la España sumergida, aunque apenas existe un puñado de libros que la tratan desde la literatura. Después de Juan Benet, arte y parte en este asunto como autor de la mítica Región e ingeniero del embalse del Porma; de El río, de Ana María Matute, y la Mequinenza evocada en catalán por Jesús Moncada, un referente fundamental se halla en Distintas formas de mirar el agua (Alfaguara, 2015), de Julio Llamazares. Nacido en el pueblo leonés de Vegamián, condenado por el pantano de Benet, el escritor firmó con ella “la novela de su vida”, un regreso a los orígenes y a una de las “muchas Atlántidas” de España que, desde diferente prisma, coincide en un buen número de temáticas —la familia y la muerte, pero también el desarraigo, la identidad y el olvido— con la de Montserrat Iglesias. “La de los pantanos es en sí una historia sumergida”, afirma en un restaurante donde comparte conversación con la autora. “En el franquismo se publicitaba mucho la inauguración del pantano, pero no así el drama humano que había detrás”.

El desgarro de la Guerra Civil y la agonía de la posguerra aún perviven en lo hondo de aquellos pantanos que florecieron en la dictadura, aunque ya se habían imaginado décadas antes. Sus estampas de dolor, traición y sumisión atraviesan La marca del agua, que invoca a los siete muertos que aún yacen en una fosa perdida en Linares. También acaparan parte del relato de Detendrán mi río (Libros del K.O.; se publica el 15 de noviembre), una crónica de Virginia Mendoza sobre Caspe, en Zaragoza, y una huerta cercana, Cauvaca, hundida por el pantano de Mequinenza. Además del medio millar de pueblos que se suponen sumergidos, existe un número indeterminado de huertas habitadas que perecieron ahogadas y que, como subraya Mendoza, no computan en el cálculo de damnificados. “Tenemos que ser conscientes de que cosas básicas como ducharnos o encender la luz se las debemos al sacrificio de personas que no cuentan”, recalca la autora, que basa su texto —marcado también por la idea de la arbitrariedad que sentenció la suerte de estos enclaves— en entrevistas con supervivientes de la época.

 

y sigue...

 

 

Volver.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Petición de rectificación a El País

 por parte de Santiago Palmeiro

 

Esta es la carta que Santiago Palmeiro envía al País y a Babelia:

 

 

-o-

 

LA MARCA DEL AGUA

 He escrito un libro sobre las aventuras de un caballero andante y lo quiero titular "El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha". ¿Puedo hacer eso?

Pues eso es, exactamente, lo que ha hecho Montserrat Iglesias con su libro "La marca del agua" (Lumen, 2021), que, por título y temática, parece un flagrante remedo de otro escrito doce años antes, publicado en su primera edición por la Diputación provincial de Ourense: La marca del agua, de Santiago Palmeiro Fernández, 2009.

Como autor de ese libro y con independencia de las acciones que pudiésemos emprender para defender nuestros derechos, considero que el proceder de Montserrat Iglesias, a la que supongo documentada e informada, y el de su editorial, es de todo punto inaceptable. Tampoco entiendo por qué un suplemento de prestigio como Babelia y El País, han publicado una información que desprecia el hecho de que ya existe un libro con esa misma temática y título (ver el reportaje "La España que quedó sumergida por los pantanos", suplemento Babelia, 29 de octubre de 2021, firmado por Silvia Hernando).

Nosotros lo hicimos y otros vienen a inventarlo. Mi libro, La marca del agua, del que me enorgullezco, es con toda probabilidad el primero que en España ha novelado la tragedia de los embalses, como sugiere el prólogo de su primera edición, escrito por José Luis Baltar Pumar. Una realidad que el suplemento Babelia y la señora Montserrat Iglesias y sus mecenas han preferido ignorar, pese a que miles de lectores, ellos sí, siguen reconociendo y aplaudiendo la novela original doce años después.

Les agradecería que, en aras a las buenas prácticas de nuestra profesión, no silencien también este escrito.

 

Santiago Palmeiro Fernández, periodista, autor de "La marca del Agua" (Ed. Diputación de Ourense, 2009)

 

-o-

Hasta aquí la carta de Santiago Palmeiro.

 

ACAO la Asociación Cultural Alberguería Oleiros también pide que El País no solo no silencie el escrito de Santiago si no que realice una enmienda a su "metedura de pata". Se lo piden los vecinos de Alberguería desde esta página web. Quedamos a la espera de esas noticias.

 

 

Volver.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Carta  a  Pepa Bueno

Directora de El País.

Escribe Secundino Lorenzo Fdez.

Webmastger página web de Alberguería

Datos de Secundino, email:  slorenf@gmail.com

 

Ante todo saludos y mi enhorabuena por ser la Directora de ese prestigioso diario.


Soy el webmaster de la página sobre Alberguería, pueblo asolagado en A Veiga (Ourense) por un embalse en 1958. Tuvieron que emigrar los 103 vecinos, eran 536 personas...


Desde el 2002 sostengo una página web con todos los datos del pueblo. Le mando el link de la página: https://www.albergueria.es/


Tenemos en la web, toda la historia del pueblo, anterior y posterior al evento de la desaparición del mismo; también entre otras cosas, una película y un libro que era y es prácticamente el que cuenta lo que ocurrió en aquella ocasión en forma de novela. Se llama La marca del agua y se publicó en 2009 . El autor es Santiago Palmeiro, entre otras cosas periodista y además de la comarca de Valdeorras, donde estaba Alberguería.

Hace días, el 29/10/2021 en la revista Babelia de El País salió la información de una novela sobre el mismo tema, con el mismo título y publicada en 2021. El artículo incomprensiblemente no tuvo en cuenta esta novela anterior; por cierto extraordinaria, la primera edición quedó agotada nada más salir. Hoy tiene versión Kindle.

En la página web aparece nuestra protesta a esta "metedura de pata" de El Pais y estoy seguro que sabrán rectificar de alguna forma. Quedamos a la espera de esa rectificación para publicarla en la web.


Atentamente le saluda Secundino Lorenzo Fdez. Por cierto socio de El Pais edición digital.


En Ourense a 22/11/2021.

 

 

Volver.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Esperando a El Pais.

 

Este espacio queda para que El País conteste a Santiago Palmeiro y también al que escribe.

 

Pepa Bueno, periodista. MPM Archivo.

A quien fue dirigida mi carta.

 

Volver.