....

Fotografía de Víctor Campio (XXV aniversario IES As Lagoas). Fot. autor da web.

Víctor Campio Pereira.

"O aire, a luz e o canto"

----------------------------

Web "Alberguería".

Webmaster: Secundino Lorenzo

----------------------------

  Currículum de Víctor Campio Pereira.

   O Libro: O aire, a luz e o canto.  (Comentario de Xesús Alonso M.); 28/11/2008

  Medio século de poesía.  (Ramón Nicolás); 14/03/2009

 A miña visión do libro: O aire, a luz e o canto Escolma.

  Epílogo de Víctor Campio, libro  En las orillas del Xares.

Ourensanos en su rincón. Víctor Campio.  (A. Nespereira. Voz de Galicia 26/07/2008)

Culturas: o libro dunha vida. (Voz de Galicia 27/12/2008)

Premio Café Isaac. (Voz de Galicia 07/07/2009)

Académico da Real Academia Galega. 18/01/2011

Entrevista en La región 13/02/2011

Entrevista Voz de Galicia. "Escritordomes" 19/03/2011

Quince sonetos de amor e once poemas máis."  31/10/2011

ESPECIAL ELEXÍA A ALBERGUERÍA:

Elexía para un pobo asolagado. Elexía de V. Campio d. Alberguería 24/12/2008

salir.jpg (922 bytes) Saír.

salir.jpg (922 bytes) Saír.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

EPÍLOGO: VICTOR CAMPIO.

Víctor Campio Pereira  é o que escribe o epílogo do libro citado "En las orillas del Xares" de Esteban Enríquez Fernández.

Fotografía de Secundino Lorenzo. Río Xares.

" ¡El Xares! Río truchero, de perfil quebrado, que bajaba de los neveros de A Ponte, muy cerca de Peña Trevinca, a trote y con prisa, entre roquedales, sobre arena fina y cantos rodados, para perderse en las entrañas del Bibei, del Sil, del Miño, del mar...

   Y un poeta para cantarlo."

Victor Campio visto por Marcos de Abeleda no ano 1983.

EPÍLOGO

(Texto sacado del libro En las orillas del Xares de Esteban Enríquez Fernández)

         Y ahora cierro el libro. Pero un insistente rumor de intimidades sigue mariposeando en mis jardines interiores. Son las mariposas del recuerdo, esas avecillas chispeantes surgidas al hilo de la lectura reposada. Vienen a buscarme desde el pasado lejano, golpeando mis sienes.

        Cierro también los ojos para concentrarme. Y renazco en los años cincuenta, fecha de mi primer itinerario por los caminos valdeorreses, al abrigo del Sil y de las cadenas montañosas que separan Galicia de Castilla. Por allí y en aquellas fechas conocí al poeta bolés, cantor del río Xares y de sus riberas. Con el subí una mañana de mayo, por Petín y Mones, a las tierras paleozoicas de Santa Olalla que más tarde inmortalizaría en el celuloide el cineasta Chano Piñeiro.

       Y llegamos a San Martiño do Bolo, aldea nativa del poeta, cuna de sus ancestros y fuente sagrada de su inspiración.  La primavera estallaba sobre sus campos. A la entrada del pueblo, salieron a recibirnos sus más alegres moradores: el mirlo canoro, de negro plumaje; la graciosa abubilla, con su penacho de plumas; la bullidora oropéndola, que mece su nido al viento desde el columpio del ramaje; el cuclillo perezoso y cantor, que armoniza en nido ajeno la rutina del tiempo en la espesura de la fraga...

     Los poetas suelen ser generosos. Regalan lo mejor que tienen -su poesía- y nos hacen partícipes de sus emociones. Esteban Enríquez me regaló aquel día su palabra poética. Su voz era un encendido canto al paisaje y a sus gentes, el preludio en cierne del libro en sazón que ahora acabo de leer y que obró en mí el acicate para el recuerdo.

     Juntos recorrimos aquel día las corredoiras aldeanas de O Bolo y A Veiga. Trepamos los vericuetos del monte y descendimos a los valles profundos. En A Alberguería contemplamos atónitos, entre el asombro y la impotencia, las viejas casas deshabitadas, apiñadas en torno a la iglesia, esperando la hora decisiva de su inmolación, en aras del progreso. Muy pronto dormirán bajo las aguas.

      Al santuario de Prada, llegamos en romería. Admiramos su esbelta torre y le rezamos al Cristo de la ascensión. También, en otro delicioso rincón, nos extasiamos ante las ruinas del Balneario y la Herrería y nos entusiasmamos con la hermosura del puente, ahora desaparecido, que unía las dos orillas del Xares.

       ¡Y el Xares! Río empinado y truchero. Bajaba de los neveros de A Ponte a trote y con prisa.

      Las truchas del Xares eran manjar codiciado. No tenían el tufillo a fango de las truchas de otros ríos, porque el Xares bajaba limpio, despeñándose entre rocas, sobre arena fina y cantos rodados.

      Comimos al aire libre, ritualmente, extendiendo el blanco mantel de lienzo sobre el verde mantel del soto. Allí, a la sombra de los castaños, comulgamos con telúrica unción los frutos de la tierra y del río: cereales de la cuenca del Bibei, truchas, anguilas y barbos del Xares, tinto o blanco de las riberas vitícolas y el famoso requesón vianés. Arriba, en las copas de los árboles, nos acompañaba la algarabía de una orquesta pajarera, desde el mirlo al ruiseñor, desde el malvís a la tórtola.

     Me consta que Alfonsina, la adolescente que murió de amor, existió. Con otro nombre, pero existió. En el año 37, en pleno furor campal de odio feroz, ella protagonizó el drama de su amor, en versión definitiva. Como la historia de la Storni argentina. Como la fabulación de la veronesa Julieta o de la babilónica Tisbe. Conjugando realidad y leyenda. También como ellas, esta hija de la tragedia y del amor tuvo su canto fiel y su recuerdo perdurable en la memoria colectiva de los pueblos que integran la vieja comarca bolesa.

       Las chispeantes avecillas del recuerdo siguen galopando mis sienes, devolviéndome a aquel lejano pasado. El libro, ahora, reposa cerrado sobre mi mesa. Algún día saldré con él hacia las tierras de O Bolo para releerlo a la sombra de los alisos en flor que jalonan el recorrido del Xares. ¡El Xares! Río truchero, de perfil quebrado, que bajaba de los neveros de A Ponte, muy cerca de Peña Trevinca, a trote y con prisa, entre roquedales, sobre arena fina y cantos rodados, para perderse en las entrañas del Bibei, del Sil, del Miño, del mar...

         Y un poeta para cantarlo.

                                                      Victor Campio Pereira.

 

Nota:

El lector interesado con todo lo anterior debe leer el libro "En las orillas del Xares"  de Esteban Enríquez que repito es una auténtica maravilla. Para el que no lo tenga a mano , pero dió una lectura a todo lo anterior, sobre todo al epílogo de Victor Campio es posible que no entienda cuando Víctor se refiere a Alfonsina. Efectivamente para aclarar este punto les diré que Alfonsina es un soneto maravilloso del libro que voy a reproducir. Es un soneto que el autor dedica A Alfonsina que murió de amor una mañana de primavera en las azules aguas del Xares.

 

ALFONSINA

 

(Soneto para Alfonsina que murió de amor, una mañana de primavera en las azules aguas del Xares).

 

     Te fuiste de mañana enamorada

buscando en el río libertad

huyendo hacia la eternidad

misteriosa, sin fe, desolada...

 

    Te fuiste al llegar la madrugada,

creyendo encontrar la felicidad

que te negó el amor y la amistad.

Te fuiste para ser liberada.

 

  De un mundo intolerante que abandonas

en primavera, cuando el mar grita

y los prados se visten de verdor.

 

  Te fuiste con dolor y aún perdonas

la prohibida sinrazón maldita

que te ahogó en lágrimas de dolor...

 

 

                                          Esteban Enríquez Fernández.

 

Subir

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

O AIRE, A LUZ, E O CANTO.

Texto sacado do diario A Voz de Galicia, domingo 30/11/2008.

Subir

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

MEDIO SÉCULO DE POESÍA.

VOZ DE GALICIA. 14 DE MARZO DO 2009.

(Escribe Ramón Nicolás).

Subir

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Currículum de Víctor Campio

 

Víctor Campio Pereira    (Garabás, Maside, Ourense, 15/07/1928)

      Estudou no Seminario  e na Escola Normal do Maxisterio de Ourense, exercendo de Mestre en Galicia, Castela e Levante. Licenciouse en Filoloxía Hispánica pola Universidade Complutense de Madrid, pasando a formar parte do INEMAD (Instituto Nacional de Enseñanza Media a Distancia). Fundou as revistas “Aula I” e “Tagore”, con fins educativos e colaborou, durante cinco anos, nos suplementos pedagógicos da revista “Escuela Española”. Traballou posteriormente no I.E.S. As Lagoas de Ourense ata a súa xubilación.

     Iniciouse en poesía publicando en “Mirador Galaico” e “Posío, Arte e letras” de Ourense. Textos seus apareceron tamén en “Alcazaba” de Tetuán, “Trebo” de Ourense, “Dorna” de Santiago, “Cadernos do Támega” de Portugal, “Zorgai” de Bilbao, etc…

      É autor dos poemarios O ar que nos leva (1987), Perdida luz (2000) e O aire, a luz e o canto. Poesía reunida 1987-2006 (2008)  e ten participado noutros libros colectivos: Sete poetas ourensáns (1992) e Poesía dos aléns (1993).  En prosa publicou a novela Baixo o sol do Magreb (1999) e a colección de artigos Escritos en do menor (2000). Encargouse da adaptación de A gaivota do solpor (teatro noh xaponés) de Junji Kinoshira e de Hércules e maila corte de Auxías, de Friedrich Dürrenmatt, entre outras pezas dramáticas  que foron representadas polo grupo “Rúa Viva” de Ourense.

      Conseguiu os seguintes premios: “Biblioteca Endesa” (A Coruña, 1977), “Festas da Peregrina” (Pontevedra, 1977), “Festas da Luz” (A Rúa, Ourense, 1980), “O Nadal” (Begonte, Lugo, 1992), y “Modesto R. Figueiredo” de narrativa (santiago, 1988).

      Colaborou no xornal “La Región” e noutras publicacións Iberoamericanas como “Noti-Tarde” e “El Espectador” de Valencia (Venezuela), “La Ciudad de Avellaneda” de Buenos Aires, e “Galicia”, tamén da cidade porteña. 

         O 18/01/2011 ingresa na Real Academia Galega como académico correspondente.

         O 23/04/2011 publica o libro Quince sonetos de amor e once poemas máis. Antoloxía, con edición e limiar de Xesús Alonso montero.

 

 

Presentación do libro "O ar, a luz e o vento"

Invitación que recibín persoalmente para a presentación do libro "O ar, a luz e o canto"

 

Na  fotografía, feita,  polo autor da web, o día 28 de novembro do 2008, día da presentación do libro "O aire, a luz e o canto",  con Víctor Campio,  están Luis González Tosar, Xesús Alonso Montero,  Manuel Outeiriño e   o representante de Caixa Nova, Amadeo Rodríguez.

Autor: Víctor Campio Pereira.

Título: O Aire, a luz e o vento. Poesía reunida 1987-2006

Colección: Arte de trobar.

Edita: P.E.N. Clube de Galicia/Danú S.L. 

           Avda. Camiño do Francés 10, baixo, esq.

           15703.  Santiago de Compostela.

           pengalicia@mundo-r.com

Realmente unha marabilla de libro que recomendo.

Subir

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

A miña visión do libro.

 

O libro O Aire, a luz e o canto é unha auténtica xoia poética, unha auténtica marabilla. O típico libro, idea que expuxo Xesús Alonso Montero na súa presentación do libro, para ter por riba da mesilla de noite ou na mesa de despacho e de cando en vez abrilo en calquera folla e ler o poema correspondente,  a modo, despacio, captando a musicalidade, o sentimento, a amizade que está en todas e cada unha dás follas, a súa tenrura, o amor, e moitas, moitas cousas...

"...Os versos de O aire,a luz e o canto ofrecen un exilio digno no acougo  do amor, na matriz  dunha gabia con lentura..." dice nun limiar tamén fermoso do libro, Manuel Outeiriño.

Do comentario que fai  Xesús Alonso Montero no epílogo do libro " O aire, a luz e o canto", e referido a Víctor Campio,  quédome co seu remate:

"...A poesía do mundo é, desde hoxe, máis rica, máis humana, máis nobre, máis cordial, máis grande. E  a lingua galega, moito máis prodixiosa..."

Escolma de catro poemas únicos:

 

 

 

 

 

Unha pequena mostra da poesia do libro "O aire, a luz e o canto".

Nai
Pai
A luz do teu canto.
Se chego no solpor...

salir.jpg (922 bytes) Saír.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Poño como mostra  catro  poemas, entre moitos sensacionais (ata 110 poemas trae o libro); o primeiro, da páxina 71,  está dedicado a súa nai ¡qué marabilla!:

 NAI.

Aquelas mans

estaban feitas para me encariñar

 

Aquela voz falábame

coa rumorosa música do mar.

 

Aqueles ollos tiñan

a claridade toda da mañá.

 

Aqueles brazos eran

eran aqueles brazos un bambán.

 

E eu era aquel rapaz.

--------------------------------------------------------------------

Subir

 

 

 

 

 

 

O segundo é unha poesía dedicada o seu pai,  que perdeu cando tiña nove anos. Está na páxina 143 e pon "os pelos de punta":

 

PAI

 

Un lóstrego de dor atravesoute

e quedaches alí,  soño tronzado,

            sen voz e sen mañá,

             na túa noite.

 

Apagouse o teu sol que me quentaba

como un sagrado lume

e andei ó ventimperio, orfo de ti,

                vestindo xa por sempre

os farrapos

da ausencia.

 

Eu cumpría  daquela nove anos.

 

Agora cumpro nove veces nove

e aínda me parece que foi onte

cando nos despedimos

e te dexei alí, sen mín, durmindo,

            (alleo, frío, indiferente)

no teu xergón de terra.

 

--------------------------------------------------------------------

Subir

 

 

 

 

 

O terceiro é un soneto que está na páxina 117 e que leva por título:

A LUZ DO TEU CANTO.

 

Dáme a luz do teu canto Rosalía,

na noite pecha deste mar acedo,

que vou  cara o teu reino e teño medo

de que se apague a voz que a tí me guía.

 

Quero esa túa clara melodía

onde afondei na dor, onde tan cedo

convivín coa saudade, mudo e quedo,

tecendo soños de melancolía.

 

E cando no solpor  teña que ser

soño de mín no límite do cero

dese infinito mar onde hei caer,

 

quero cruzar contigo a noite fría.

Nin luz  de faro nin estrela quero.

Quero a luz do teu canto, Rosalía.

--------------------------------------------------------------------------

Subir

 

 

 

 

 

 

E o carto exemplo é otra auténtica xoia, seguramente o seu poema máis famoso; un soneto con moito significado, e que Víctor Campio escribe xa maduro e cando a Luz (a súa muller) está xa perdida, por suposto non no seu corazón...:

SE CHEGO NO SOLPOR...

 

                Se chego  no solpor, se por degaro

de incanxeable luz chego a deshora

e me poño a cantar coma quen chora

pranto de noite pecha en día claro;

 

se chego no solpor, si me declaro

eivado vagaxeiro nesta hora

de encandecida lúa delatora

serodio corazón, triste paxaro;

 

se chego, digo, no solpor, e veño

manco de luz, perdido, a este recanto,

e me poño a cantar, é porque teño

 

no corazón a mar  xa presentida

Mais non me importa que se perda o canto.

Tanto me tén. A luz xa está perdida.

Subir

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

OURENSANOS EN SU RINCÓN

"Artigo da Voz de Galicia"

 

Fotografía de Víctor Campio no Parque de San Lazaro. Ourense. Foptografo: Santi M. Amil.

Un artígo publicado non fai moito, 26/07/2008, polo diario la Voz de Galicia e no que Víctor Campio emite opinións sobre a súa vida en Ourense ciudade e a poesía, entre outras cousas...

O artigo é de Antonio Nespereira.  Ver este link.

 

Subir

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

CULTURAS O LIBRO DUNHA VIDA.

VOZ DE GALICIA 27/12/2008

Este é o artigo:

Subir

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

UN POETA ATÍPICO.

Subir

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

ENTREVISTA VOZ DE GALICIA "ESCRITORDOMES"

 

Subir